La exposición, “Dónde la I-90 se une con la I-82” expone obras de arte de todo el país

La actuación teatral, “La Tierra Cedida” pretende transformar el trauma

Xavier+Cavazos+displays+his+pain.

Brevin Ross

Xavier Cavazos displays his pain.

Katherine Camarata, La editora de la sección Cultura

Los miembros de la comunidad se congregaron para compartir y reflexionar sobre la charla y la recepción de la artista que celebró la exposición “Dónde la I-90 se une con la I-82” el pasado jueves, 7 de abril. La exposición se puede ver en la Galería de Arte Sarah Spurgeon, ahora hasta el 23 de abril.

Según la directora de la Galería Sarah Spurgeon, Heather Horn Johnson, esta exposición con jurado en particular es organizada por la galería una vez cada dos años y la exposición es una convocatoria abierta a los artistas de cualquier parte del país. Johnson dijo que aprecia la naturaleza ecléctica de esta exposición.

“Tenemos artistas profesionales, artistas estudiantiles, y gente que simplemente crea arte en casa por diversión”, dijo Johnson. “Tenemos pintura, fotografía, escultura y vídeo, un poco de todo”.

La obra multidireccional se presentó a la comunidad durante una recepción que siguió a la presentación de Faith Brower, la directora Haub de arte occidental del Museo de Arte de Tacoma, en el salón 117 del edificio Randall. Dijo que había elegido 62 piezas que evocaban la experiencia de la pandemia, la justicia social de nuestra época y las emociones que estos momentos suscitan en muchas personas. 

Brower le otorgó primer lugar en la exposición a una escultura de vidrio que representaba una curita deshilachada con las palabras “esconder y curar los golpes” escritas por el medio, llamada “La curita que esconde y cura los golpes” por la artista, Terri Grant. Brower dijo que esta pieza refleja el dolor y la curación necesarios durante esta época.

Johnson dijo que aprecia la perspectiva de Brower porque “abarca no sólo la manera que tiene el arte occidental de acercarse al arte, sino que también sabe mucho sobre estas distintas tribus y sus culturas. Muchas de las piezas son paisajes, pero luego también estaba reflexionando sobre a quien, originalmente pertenecía esa tierra”.

La obra de arte “La Tierra Cedida”

 El enfoque de esta obra se relacionaba de manera muy sutil con el cuadro presentado por Xavier Cavazos, profesor asociado (Senior Lecturer) de inglés, llamado “La Tierra Cedida”. La pintura al óleo sobre poliestireno recliclado representa los huesos blancos de un alce con acentos rojos por encima de un fondo negro. Cavazos dijo que el nombre de la exhibición y su localización correspondiente le hizo pensar en cómo esta localización se encuentra en “La Tierra Cedida”. 

“Para mí, es como tierra violada, tierra robada, no una ofrenda de tierra, es una toma de tierra por parte del gobierno institucional”, dijo Cavazos. “Cuando yo estaba pensando en cuál obra presentar, me surgió a la mente que ‘La Tierra Cedida’ es un cadáver, es la destrucción de un pueblo, específicamente, la Nación Yakama”.   

Cavazos dijo que las violaciones por racismo y sexismo muchas veces están arraigadas en los documentos legales y gubernamentales que refuerzan ese lenguaje y prejuicio.

“La manera en que hemos creado el sistema de reservas se parece a un sistema de vallado, un movimiento controlador y también es decirle a un pueblo donde tienen que estar por decreto”, dijo Cavazos.

Una representación para curar con palabras

El cuadro estaba relacionado con una representación teatral que presentaron Cavazos y Karla Maravilla, una estudiante en el programa de expresión escrita profesional y creativa. La representación incluyó intercambios con el público antes de que empezara la obra y se presentó bajo la forma de una ceremonia cuyo objetivo era curar traumas de manera colectiva. 

Se distribuyeron panfletos con el título, “Empoderamiento por medio de la Comunión” a los que estaban presentes. Los panfletos también incluían una cita de Maravilla: “Desde la violación en el campo, hasta el racismo en el taller, de la discriminación de sexo, a la contaminación de los pulmones, del imperialismo en el cerebro, al cuerpo dividido en fronteras, esta representación tiene el poder de limpiar las enfermedades físicas y sociales que han llegado a un colmo en estos tres últimos años por medio de la medicina popular y tradicional”.

A los miembros del público se les dieron trozos de papel y se les pidió escribir sobre un episodio en sus vidas cuando fueron heridos y después se les pidió romper el papel por la mitad y dejar ambos pedazos dentro de un pequeño ataúd de madera sellado antes de que Maravilla y Cavazos empezaran su actuación.  

Maravilla leyó dos poemas que son parte de una colección de poesía que ella tiene la intención de publicar, llamado, “Casa De Negro”. La poesía trata de los temas de la feminidad, del nacimiento, de la muerte, de la crisis de identidad, de la emigración, y de la transformación y del dolor.

“Esto va más allá del dolor que estamos sintiendo como individuos, literalmente es una comunidad entera quien está experimentando dolor”, dijo Maravilla. “La mayoría de nosotros dejamos al lado el COVID, la pandemia, y pienso que ignorar todo lo que ha pasado estos últimos dos años no va a resolver nada”. 

Mientras que las palabras serias de Maravilla se escuchaban sobre el público callado, Cavazos gateaba en el piso enfrente del ataúd, como si estuviera batallando una corriente, sin poder moverse adelante, al mismo tiempo sollozando y llorando en agonía, pidiendo ayuda y intentando sujetar algo en el aire por encima de él.

Cavazos dice que él no está completamente presente en su cuerpo durante su actuación y consigue estar en un estado trascendente donde él siente la energía de las violaciones sobre las cuales escribe la gente. 

“Estoy en un lugar espiritual y mental con mi cuerpo que expía esas transgresiones; fluye a través de mí y fuera de mí, a través de los gritos, el llanto, el aullido”, dijo Cavazos. “Esa es la purga”.

Samuel Enriquez, un estudiante de primer año que estudia pintura, dijo que disfrutó del aliento del trabajo de tantos lugares geográficos diferentes que se muestran en la galería, especialmente la pieza de actuación. 

“Siento que tengo una sensación de agonía que era importante escuchar, una agonía importante”, dijo Enriquez. 

Un impacto para el futuro

Cavazos dijo que su trabajo se centra en curar el trauma del abuso sexual y mantener espacio para que los hombres procesen sus propias transgresiones para que puedan seguir adelante con mejores intenciones.

“Creo que necesitamos empezar a crear el espacio en estas conversaciones para que los hombres compartan eso sin vergüenza, y de esa manera poder empezar a trabajar por el proceso de corregir ese comportamiento”, dice Cavazos. “Los hombres han cometido mucho acoso sexual, mucho abuso sexual, y han causado mucho trauma – así que mi trabajo examina el hecho de ser víctima y luego la acción de victimizar también. Pienso que esto representa el primer momento de conciencia. Nunca vas a cambiar tu comportamiento si no estás consciente de tu propio comportamiento”. 

Cavazos dice que su objetivo es desmontar los sistemas de cosificación de las mujeres y los sistemas de control de la gente con la fuerza, el dinero y la violencia.  Dijo que se esfuerza por corregir pensamientos dañinos en su propia mente para poner esta curación en acción.

“La curación es posible”, dijo Cavazos. “Ser vulnerable es un acto de valor tremendo. La mejor manera que he encontrado para despertar valentía en la gente es ser mi construcción más vulnerable en un momento dado, y luego permitirme a mí mismo convertirme realmente en un vector de la energía de la multitud”. 

Brower dice que ella espera que esta exposición “creará un espacio para que la gente presencie el tipo de arte asombroso que cubre una variedad de temas y reúne a la gente para pensar sobre el poder del arte en tiempos difíciles. No importa lo dura que sea la vida, los artistas siguen creando un trabajo tan poderoso e importante”.  


La versión en español de El Observer es el producto de una colaboración entre los estudiantes del Departamento de Comunicación matriculados en la clase que publica El Observer y los estudiantes del Departamento de Lenguas y Culturas matriculados en los cursos avanzados de traducción e interpretación. Observer en español is a collaboration between students in the Communication Department course that produces The Observer and students enrolled in advanced translation and interpretation classes through the Department of World Languages and Cultures.